Experiencias del Camino 2015… Luisa Montealegre

Luisa, en el centro de la imagen

Luisa, en el centro de la imagen

    En el día de hoy compartimos con vosotros el testimonio de Luisa Montealegre, de Alcazar de San Juan, donde nos muestra el amor que sintió durante el Camino, y que aún hoy lo sigue sintiendo. Esperamos que os guste y lo disfrutéis.

Un Camino para la Escucha del Alma

    Mi camino comenzó gracias a la generosidad de algunas personas, que con cariño pensaron en mí y en la ilusión que me haría realizarlo.
Con su humildad consiguieron que mis dudas y miedos fueran superados y me lanzara a la maravillosa aventura de peregrinar a Santiago y a su vez dentro de mi alma.

Peregrinos en la ermita de Abadín

Peregrinos en la ermita de Abadín

    La primera noche estaba inquieta, nerviosa y no podía dormir “todo era tan nuevo para mí”. Pero luego a la mañana siguiente, estando todos allí reunidos realizando la oración del día algo cambió, la inquietud dio paso a la emoción y el nerviosismo a la serenidad.

    Durante la hora de silencio todo invitaba a meditar, el bosque de eucaliptus, arroyos, lagos, caballos salvajes y los peregrinos caminando en silencio, así pude escuchar mi alma.
En los momentos difíciles donde el camino demandaba un esfuerzo constante, la fortaleza de espíritu que transmitían mis compañeros en su rostro y su mirada me ayudaban a continuar.
Las charlas que manteníamos durante las largas caminatas, los cantos, las risas eran la energía que me animaba a llevar el ritmo.

    Con el paso de los días todos los peregrinos ya habíamos compartido alegrías, ilusiones, preocupaciones, hasta algunos habíamos llorado juntos, fundiéndonos después en un abrazo.

Peregrinos durante una etapa

Peregrinos durante una etapa

    La llegada a Santiago fue muy emotiva, sentí una gran alegría. Comprendí que mi camino no terminaba allí, que era un lugar especial donde hacer una parada y agradecer a Dios su gran amor por nosotros.
Di gracias a Dios por la magnífica experiencia que estaba viviendo y compartiendo con unas personas tan maravillosas.
Como Don Antonio “qué gran ejemplo de humildad”, al caminar junto a nosotros he podido disfrutar de su compañía, aprender de sus sabios consejos y de sus maravillosas homilías que guiaban mi alma.

    El equipo de organización que ha sido un gran ejemplo al cuidarnos y ayudarnos como lo han hecho. Que lección de bondad me han enseñado a la hora de servir a los demás. Y mis compañeros peregrinos que han recorrido el camino con esperanza y un corazón agradecido.

    He experimentado muchas emociones durante el camino, de todas ellas me quedo con la de tanto Amor recibido que ha reflejado en mí la necesidad de no quedarme con él, sino de compartirlo con la esperanza de hacer felices a las personas que me rodean y me encuentre en mi camino.

Luisa Montealegre

Anuncios
Categorías: Camino del Norte, DCR, Experiencias del peregrino, Peregrinos 2015 | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

¿Qué opinas? Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: