Experiencias del Camino 2015… Mari Llanos Gómez-Comino

Mari Llanos, de rojo y negro, durante una dinámica.

Mari Llanos, de rojo y negro, durante una dinámica.

    En el día de hoy, fin del Año Litúrgico, vamos a compartir el testimonio de Mari Llanos, que decidió hacer el Camino con la Diócesis de Ciudad Real, y que le ha servido para cargar la pilas y acercarse a la iglesia en camino.

    A la pregunta de ¿por qué has hecho el camino? me ha costado buscar una respuesta, no ha sido nada fácil, pero yo también quería encontrarla y aquí está:

    No soy una persona que le guste visitar santuarios, ni soy muy devota de las imágenes, aunque reconozco que son bellas y transmiten al creyente algo hermoso, pero no dejan de ser obras de arte en las que contemplamos un recuerdo, no una presencia viva.

    Creo que lo que me empujó a hacer este camino, organizado por la diócesis, y no otro, fue porque necesitaba cargar pilas, a veces necesitamos fuerzas para seguir adelante, esto es lo que yo he sentido en estos días del camino, FUERZA, que yo no sabía de dónde venía y que iba haciendo que cada uno de nosotros, por muy débil que se sintiera, tuviera la capacidad necesaria de recuperarse cada día para seguir adelante.

Comiendo en el pabellón de Mondoñedo.

Comiendo en el pabellón de Mondoñedo.

    Lo que más me ha impresionado es la alegría inmensa que hemos sentido en nuestro compartir cada día con todos los compañeros, unas ganas inmensas de servir a los demás, y un gozo que salía de lo más profundo de nuestro ser y que todos sabemos que era Dios el que lo provocaba.

    He visto la Iglesia en camino, y me ha gustado la experiencia de caminar con ella. He visto que a pesar de las dificultades, de cualquier tiempo (ahora del nuestro) sigue adelante, porque la fuerza no es nuestra, la fuerza que la anima y la empuja a seguir avanzando a través de los tiempos viene de lo alto.

    La convivencia ha sido muy buena, pero como en todo grupo humano todos aportamos nuestras cualidades y nuestras debilidades, ha sido una experiencia muy enriquecedora, pues he visto que a pesar de nuestras diferencias había algo en común que nos hacía caminar unidos.

Peregrinos durante la etapa.

Peregrinos durante la etapa.

    He descubierto que, aunque a veces mi oración o mi vida cristiana estén en baja forma, no me tengo que desanimar, porque para eso están mis hermanos caminando a mi lado, soportando mi cansancio y ofreciendo su brazo para seguir a delante.

    Gracias a todos los que hicisteis posible este camino de Santiago 2015, nos habéis mimado mucho, muchísimo y yo, personalmente, me he sentido muy protegida y muy tranquila.

    GRACIAS a todos los sacerdotes que hicisteis el camino con nosotros, habéis sido amigos y compañeros de viaje.

    GRACIAS a Don Antonio, nuestro obispo, por su sencillez y cercanía.

    Bueno, y GRACIAS, sobre todo, a los peregrinos que caminaron a mi lado, un abrazo fuerte y deciros que siempre estaréis presentes en mi camino y que en cualquier momento que lo necesite echaré mano de esa FUERZA y ALEGRÍA que compartimos.

Mari Llanos Gómez-Comino Romero

Anuncios
Categorías: Camino del Norte, DCR, El Camino, Experiencias del peregrino, Peregrinos 2015 | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

¿Qué opinas? Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: