Experiencias del Camino 2014… María del Carmen García

María del Carmen con su Compostela a la vuelta de Santiago.

María del Carmen con su Compostela a la vuelta de Santiago.

    Ya estamos terminando el primer mes de este 2015, y qué mejor testimonio para compartir con vosotros que el de María del Carmen, quien hace algo más de un año, al terminar las campanadas, decidió peregrinar a Santiago de Compostela. Esperamos que os guste su maravillosa experiencia, y qué os anime a proponeros para este año 2015 peregrinar a la tumba del Apóstol Santiago.

    Querida familia peregrina:

    Acaba 2014, un año muy especial para mí por diversos motivos y quiero compartir con vosotros mis reflexiones sobre nuestro Camino.

1 de agosto 2014, llega el día de iniciar el Camino.

    La primera vez que fui a Santiago tuve la suerte de poder asistir a la misa del peregrino de un 25 de julio, a mi lado llego una mujer con su mochila, su bastón.., no me conocía de nada , pero me miro y me dijo emocionada ¡lo he conseguido!, aquello me impactó y en ese momento me dije: ¡tengo que hacer el camino!, de eso hacen ya bastantes años.

    Comienza 2014 y en las felicitaciones después de las campanadas decido que será el año en que peregrine a Santiago, y comienzo a prepararme, no sé lo que será ni me hago ninguna idea, sé que lo haré y basta.

Peregrinos del 2014 a la salida de la ermita de Abadín.

Peregrinos del 2014 a la salida de la ermita de Abadín.

    Han pasado más de 4 meses, el paso del tiempo madura lo vivido, es cuando verdaderamente experimentas su sabor, valoras y entiendes lo que ha supuesto la experiencia después de la euforia de la llegada a la Plaza del Obradoiro donde la emoción lo nubla todo. Ahora entiendo que mi camino Dios me lo tenía planeado ahora entiendo mi inesperado problema de cadera, no fue casual, tenía que ser así porque mi mochila tenía que desaparecer para que comprendiera y aceptara cual iba a ser mi verdadera mochila, prescindir de uno de los símbolos y objetos preciados de esta aventura maravillosa costó, pero tenía que ser así, tenía que hacerlo y a partir del segundo día mi peregrinación tomó una nueva dimensión, su verdadero significado. Debía hacer un recorrido de mi vida.

Peregrinos antes de llegar al monasterio de Sobrado dos Monxes.

Peregrinos antes de llegar al monasterio de Sobrado dos Monxes.

    Al inicio de cada día costaba ver como el resto cargaba con su mochila y en esos momentos aun no lo entendía, pero lo aceptaba, iniciaba mi silencio, se oía el silencio, únicamente roto por el toc-toc de los bastones, los pasos y las respiraciones, momento único para dejar que Dios penetre en ti, para escucharlo. Dios también necesita que se le escuche, imposible no ver a Dios en tanta belleza, en tantas cosas grandes y pequeñas, te hace caer en la cuenta que te fijes en las piedras del camino que te dicen cuidado que tropiezas, en la Naturaleza, en los árboles que se elevan buscando la luz, en la humildad de la hierba, en el agua, en la lluvia y en el peregrino que no conoces de nada y de repente está a tu lado ofreciéndote su brazo para que te agarres a él y puedas seguir sin que nadie le haya dicho que tu necesitabas esa ayuda, en ese momento pienso ¿quién te ha dicho que voy mal?, posiblemente él o ella iban igual, o peor que yo, pero ahí estaba y una fuerza interior te hace dar un apretón de manos, una mirada de complicidad sin mediar palabra y diciendo tanto.

    Resulta grandioso que personas a las que no conozco de nada, me sienta unida a ellas, no necesito saber nada mas de sus vidas, pues lo compartido en esos días es lo suficientemente fuerte como para saber que siempre habrá una fuerza que nos una.

El grupo de peregrinos en el Monte del Gozo, a sólo unos kilómetros del Obradoiro.

El grupo de peregrinos en el Monte del Gozo, a sólo unos kilómetros del Obradoiro.

    La primera toma de contacto con el grupo resultó un tanto peculiar para mi, era un grupo de personas más jóvenes que yo, había diferencias que podían implicar que mi integración en él tuviera dificultades y supuse que me costaría llevar el ritmo que se iba a marcar, no solo para caminar, sino en el terreno afectivo, gustos, etc… pronto comprobé lo equivocada que estaba, una vez más Dios había puesto en mi camino a los mejores compañeros/as de viaje que yo hubiera imaginado.

    Este Camino me ha aportado tantas cosas que lo que me sale del corazón es dar GRACIAS.

  • GRACIAS en primer lugar al equipo de intendencia, equipo genial en todos los ámbitos: en lo personal, en la relación con el grupo, sin ellos no se que hubiera sido de esta aventura, sois geniales, pendientes de todo, no solo en darnos maravillosamente de comer, sino en todas las necesidades que hemos ido teniendo.
  • GRACIAS a todos/as amigos/as, uno por uno, por vuestro cariño, por haberme hecho la vida agradable y no sentirme sola desde el primer momento, por sobrellevar el peso del camino, porque gracia a vosotros he aprendido a valorar nuevas cosas, por no echar de menos todo lo que había quedado en casa, por vivir nuevas experiencias.
  • GRACIAS por la alegría vivida, por las risas, por los juegos, por lo momentos divertidos, por los llantos…, gracias por el testimonio de tod@s los que lo habéis pasado mal, por esos momentos de pérdidas, de dolor, de ampollas, de cansancio físico, gracias también por esos momentos de reflexión donde hemos desnudado el alma y hemos compartido nuestras experiencias personales…
Retomando la marcha después de reponer fuerzas.

Retomando la marcha después de reponer fuerzas.

  • Dios también nos ha bendecido y nos ha enseñado el Camino a través de nuestros sacerdotes, nuestros amigos, nuestros médicos del alma, han estado ahí en todo momento guiando, ayudando testimoniando. GRACIAS.
  • Muchas GRACIAS a D. Antonio, nuestro obispo, mi obispo con mayúsculas, gracias por su testimonio, por su cercanía, por su ejemplo. Durante el camino al verlo entre nosotros me venía a la mente las imágenes de Jesús en el evangelio con sus discípulos recorriendo los caminos, ha sido el primero en compartir, enseñar, proteger y guiar, formando parte del grupo como uno más.
  • GRACIAS porque también he experimentado toda la grandeza del perdón en el más amplio sentido de la palabra, no solo en el acto penitencial, que fue único y especial, sino también en el día a día en las numerosas señales que el camino me ha indicado, he sentido una gran renovación, se han curado heridas, cerrado cicatrices y se han abierto nuevas esperanzas.
Visita del grupo a la casa del artista Victor Corral.

Visita del grupo a la casa del artista Victor Corral.

    Hoy cobra para mí un sentido especial la canción del alfarero:

Señor toma mi vida, hazla de nuevo, yo quiero ser un vaso nuevo. Gracias quiero darte por amarme a mí también, soy feliz porque te conocí.

    Te he conocido un poco mejor en este Camino. GRACIAS.

María del Carmen García.

Anuncios
Categorías: Camino del Norte, DCR, El Camino, Experiencias del peregrino, Peregrinos 2014 | Etiquetas: , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

¿Qué opinas? Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: