La experiencia de… Jesús Guillermo Fernández

Jesús Guillermo a mita de una larga subida antes de llagar a Abadín.

Jesús Guillermo a mita de una larga subida antes de llagar a Abadín.

    Aunque ya se acerca el Camino de Santiago 2013, aún tenemos que compartir con vosotros las experiencias de algunos peregrinos del 2012. Hoy vamos a compartir con vosotros las vivencias en el Camino de Santiago 2012 de Jesús Guillermo. Esperamos que os guste y también, por qué no, que a aquellos indecisos, les ayude a dar ese primer paso para comenzar el camino.

    Muy buenas a tod@s peregrin@s!

    Mi andadura en el camino comenzó cuando un amigo me llamó y me invitó a realizar el camino junto a él. Me comentó que saldría un grupo numeroso desde la Diócesis de Ciudad Real y que sería una nueva experiencia. La verdad que tenía bastante ganas de hacerlo algún día y “vi la oportunidad”. Ahora le agradezco enormemente que me animase a realizar el camino, ya que ha sido una experiencia muy gratificante.

La mayoría de los peregrinos en un descanso camino de Mondoñedo.

La mayoría de los peregrinos en un descanso camino de Mondoñedo.

    Hace ya una semana que volvimos de Santiago y la verdad que me sigo acordando de muchos paisajes, lugares, momentos y como no, añorando a la gente que a lo largo del camino he conocido.
Ha sido un grupo muy variado que comprendía edades muy dispersas desde los 19 años (22 años que tenía yo), hasta los 70 o incluso 72 años. Destaco esto, porque me ha sido de gran ayuda aprender de cada una de esas personas: entrega, paciencia, esfuerzo, templanza, sabiduría,…son algunos de los valores que “he absorbido” a lo largo de este camino. De cada una de esas personas he podido aprender algo y espero que yo también haya podido contribuir en algo, para el resto del grupo.

    Conforme iban pasando los días e íbamos recorriendo etapas, más iba conociendo sobre la gente de este gran grupo. A lo largo de día pasábamos muchos momentos y vivencias juntos y al final “el roce hace el cariño”. El día daba para tantas cosas: compartir, “hacer la colada”, esas comidas que hemos pasado juntos, esas conversaciones de temas tan variados y que tanto me llenaban…. pero sin duda alguna aquellos ratos de juegos que tanto nos hacía relajarnos, reír y desconectar y esos ratos o momentos musicales. Se puede expresar tantas cosas a través de la música…como ya comenté a lo largo del camino, la música significa mucho en mi vida.

Algunos peregrinos reponiendo fuerzas antes de llegar a la cima, a la salida de Mondoñedo.

Algunos peregrinos reponiendo fuerzas antes de llegar a la cima, a la salida de Mondoñedo.

Lucha, sacrificio, apoyo y ayuda (“cuando ibas a caer siempre había una mano a tu lado, no simplemente para cogerte y no dejarte caer, sino para tirar de ti y seguir adelante”), risas, anécdotas, sufrimiento, puntualidad, respeto… un sinfín de valores que cada día cuesta más verlos, dentro de nuestra sociedad. Con el paso de los días te vas dando cuenta que somos nosotros los que tenemos que aportar ese granito de arena para intentar cambiarla, por alguien tiene que empezar y ese alguien somos nosotros. Ningún esfuerzo será en vano.

Se que allí no he hablado demasiado sobre mí, la verdad que soy un poco tímido o más bien, me cuesta expresar mis sentimientos o aquello que llevo dentro. Pero voy a intentar contar brevemente mi experiencia.

    He de reconocer que últimamente por unos u otros motivos no estaba tan apegado a Dios o a la Iglesia como podía estarlo hace unos dos años aproximadamente (que francamente, era bastante). La verdad que en estos dos últimos años me iba “separando” poquito a poco, y yo me daba cuenta de que esto iba pasando, pero tampoco sabía porque pasaba.
Parecía que las dificultades, altibajos y decepciones cada vez estaban más presentes en mi vida.
Tras el camino veo que no debemos inquietarnos por las dificultades de la vida, ni por sus altibajos o decepciones o un porvenir más o menos sombrío. Simplemente debemos querer lo que Dios quiere de nosotros, y debemos adorarlo y confiar en él.

Llegada a Santiago de Compostela, a la entrada del Casco Histórico.

Llegada a Santiago de Compostela, a la entrada del Casco Histórico.

    Hace sólo una semana que “hemos aterrizado” como comentaba anteriormente y han sido muchos ratos de oración (en los que me acordaba de mi familia y personas conocidas, pero en especial he ofrecido el camino y he pedido por un familiar al que quiero mucho y no está pasando por un buen momento), reflexión, meditación, vivencias, escuchar testimonios de peregrinos,… Al final me han hecho pensar mucho y si que es cierto que he vuelto a recuperar nuevamente esa ilusión de estar más cerca de Dios.
Aunque también, (ahora que corren estos tiempos y está tan de moda la palabra austeridad), creo que debo ser “austero y cauteloso”. Digo esto, porque tengo que intentar estar en esta dinámica durante el resto de mi vida, no vale con estar “muy apegado ahora porque he cargado la pilas” y volver a “desinflarme y alejarme” dentro de un tiempo. Saber ver que el camino hasta Santiago ya finalizó, pero que aún queda un camino muy duro y a la vez bonito e inquietante por recorrer: “el camino de la vida” y saber ver que en este nuevo camino tendremos “multitud de cuestas, ampollas,…” que serán esas dificultades que iremos teniendo en el día a día, pero que lo único que muchas veces tenemos hacer, además de intentar luchar con todas nuestras fuerzas es: saber confiar en Dios. Siempre las pone por algo, aunque muchas veces no logremos entenderlas o encontrarles significado.

    Un fuerte abrazo a todos los que hemos realizado este año el camino juntos, y espero que pronto podamos volver a vernos.
Y mucho ánimo y un fuerte empujón para todos aquellos que aún estén indecisos o tengan algún tipo de “temor” por realizar el camino. Sin ninguna duda lo conseguirán y además disfrutarán de la “gran experiencia” que supone realizar el camino. Además el momento en el que llegas a Santiago (tras todos los momentos vividos durante el camino), y te encuentras frente a la catedral…es algo que no se puede describir con palabras, tenéis que vivirlo…

    Recordad: ¡nunca caminamos solos!

    Jesús Guillermo Fernández Rodríguez (Pedro Muñoz, Ciudad Real)

Categorías: Camino del Norte, DCR, El Camino, Experiencias del peregrino, Peregrinos 2012 | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

¿Qué opinas? Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: