La experiencia de… Ana Belén Santos

    Una vez más, compartimos con vosotros otra experiencia de una peregrina de este año, Ana Belén, no podía llamarse de otra manera tratándose de las fechas en las que estamos.

Esta es Ana Belén (centro)

Esta es Ana Belén (centro)

    ¿Mi vivencia del camino o qué ha supuesto el camino en mi vida?

    Bueno…pues lo cierto es que fui al camino con más miedo y desgana que otra cosa… por muchas historias, principalmente porque me veía cansada, sin fuerzas para aguantarlo personalmente, y menos aún para ser compañera de camino de otros, de Otro… porque eso sí, el camino nunca se anda sola… eso sí lo sabía… pero el Señor sabe cómo engancharte, en la mayoría de las ocasiones a través de personas que pone en tu vida en el momento más idóneo y por qué no dejarte llevar… dejarte regalar… dejarte sorprender… qué mejor???!!!

    Y así fue desde el primer momento, desde que subí al autobús,… qué bueno descubrir, vislumbrar… no conocer, para eso estaba el camino…, a quienes serían las personas que iban a ser mis compañeros de camino… durante  esos 12 días las vivencias iban a ser compartidas… todaaassss… y además multiplicadas por 100 o más… en pocos días, teníamos el reto de conocernos un poquito más a nosotros mismos, a otras personas que nos iban a marcar ya para toda la vida… y a reencontrarnos con el que mejor nos conoce… ponernos frente a Él, y dejarnos llamar “…venid a mí los que estáis cansados…

    Es cierto que el caminar es agotador, y a veces hasta duele…, pero es más cierto aún, lo rápido que nos podemos reponer… y sobre todo, cómo alivia y cómo descarga el “compartirlo”… es impresionante observar como cuando nos dejamos acompañar, escuchar, y no caemos en el desánimo… las fuerzas regresan aún con más energía, con más ganas de seguir… tanto que en ocasiones se hacían cortas las etapas… hubiésemos seguido un poquito más si hubiese sido menester… con tal de seguir disfrutando de la compañía y la charla de los demás.

    Y en todo caminar… también están las paradas, los atardeceres… para coger fuerzas, compartiendo risas, confidencias, canciones, juegos, visitas, dinámicas… y lo que más… la Eucaristía… y todo ello sabiéndonos iglesia diocesana… poniéndolo todo en común, compartiéndolo todo.

Parada breve en el camino.

Parada breve en el camino.

    Todo esto me ha supuesto… sin lugar a dudas… una experiencia extraordinaria… principalmente porque cuando la recuerdo solo se me viene a la mente el rostro de personas, sus nombres e historias… que con su vida han cambiado un trocito de la mía… no me preguntéis en qué pueblos paramos… porque no lo recuerdo… pero sí, tantos ratos con tantos de los que estuvimos en este camino… y creo que eso es lo que más vale, ya que cada camino es distinto, porque lo que lo marca, es con quién lo haces no por dónde caminas.

    A nivel personal… bueno… pues eso habrá que irlo viendo… de momento creo que me ha servido y mucho, para reafirmarme en seguir caminando con alegría por la vida, estando allí donde me toque estar en cada momento… esto no evitará las lágrimas, las dudas, las caídas… lo sé…, pero eso también es parte del camino… son las cuestas, tanto de subida, como de bajada… pero sabiendo y reconociendo, que siempre hay personas que estarán al quite para acompañarme y darme un abrazo cuando más lo necesite, y sobre todo … y más importante, fiarme de Quien más me quiere…

    Ya para terminar…, dar las GRACIAS de corazón, a todos los que habéis hecho posible que este camino signifique tanto en mi vida. Un fuerte abrazo y Buen Camino!!!

    Ana Belén

Anuncios
Categorías: DCR, Experiencias del peregrino | Etiquetas: , , , , , , , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “La experiencia de… Ana Belén Santos

  1. Rosa María

    Emocionante,magnífica la expresión de amor a través de experiencias como ésta.Detrás del cansancio se encuentra el amor que Dios pone en nosotros para repartirlo a otros.Qué mejor don para repartir que el don de AMOR.
    Después de compartir esta experiencia y,cuando uno va a ciegas,se me ocurre decir “sé de quién me he fiado”.Bendito el momento en que me hiciste hija tuya para sentirme acogida en tus manos y en tu corazón y en que me expresas cada día signos del amor que me tienes,enséñanos a hacernos presente en tí!

¿Qué opinas? Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: