La experiencia de… Isabel Iranzo

Isabel, en el centro, en el claustro de los Peregrinos de monasterio de Sobrado dos Monxes.

Isabel, en el centro, en el claustro de los Peregrinos de monasterio de Sobrado dos Monxes.

    Después de unas semanas sin publicar la experiencia de ningún peregrino (que se me van acumulando, no por falta de ellas) os traemos hoy la experiencia de Isabel Iranzo, una peregrina de Alcázar de San Juan que ha vivido muy intensamente el camino y que pienso que lo ha interiorizado muy profundamente. Como bien dice Isabel, hay que tener una meta para guiar nuestros pasos a ella, y pienso que Isabel lo tenía claro, su meta era llegar a Santiago de Compostela costara lo que costara. Os dejo con su reflexión, espero que os resulte tan interesante y verdadera como a mi.

    Todos te dicen que realmente es al terminar el camino cuando éste empieza realmente.

    Los motivos por los que a cada uno de nosotros nos han llevado a realizar el camino pueden ser distintos, pero el sólo hecho de ponernos todos “en marcha” ya es una causa suficiente para saber que son muchas las cosas que íbamos a compartir.

Camino de Santiago entre Bahamonde y Vilalba.

Camino de Santiago entre Bahamonde y Vilalba.

    Nuestro inicio de camino era como el de Abraham, “Sal de tu tierra, de tu patria y de la casa de tu padre y vete al país que yo te indicaré…”. Todos teníamos esa llamada, ¿Por qué si no dejar casa, familia, comodidades…? Algo superior deberíamos buscar, si estamos dispuestos a dejar todo aquello que para nosotros es tan importante. Efectivamente para cada uno de nosotros, consciente o no, se trataba de dar respuesta a una “llamada”, que el Otro nos está haciendo.

    El haber sabido leer en los acontecimientos, en el paisaje, en el compañero, en las dificultades, ha supuesto que nuestro caminar no era sólo un “consumir etapas”, sino ser más conscientes que entre nosotros existía una fraternidad, como bien decíamos éramos “una familia”, donde el débil no era el último.

    Pero a pesar de que todo no ha sido fácil, en nosotros existía el anhelo de conseguir la meta, ¿Cuántas veces preguntábamos cuanto queda?, y ese saber que llegaríamos nos hacía avanzar , de lo contrario nuestro camino se hubiera convertido en un “vagabundeo”, al igual que en nuestras vidas, ¿Hacía donde vamos?, sino no tenemos un objetivo , nuestra vida se convierte en un “no saber donde ir”, ¿merece la pena caminar sin saber donde ir?, otra cosa es que el “propio camino” nos haga dar “rodeos”, ante una encrucijada, no saber cual de las rutas tomar, pero debiendo tener siempre presente que aquello que buscamos es infinitamente más importante que aquello que dejamos, y por eso merece la pena la lucha por conseguirlo.

    Pero, nuestra etapa si tenía final, era el ENCUENTRO con mayúsculas, no había hecho tanto esfuerzo, no había dejado tantas cosas para nada, el premio era encontrarnos con la comunión universal, la fe de los apóstoles, con la Eucaristía; era nuestro esfuerzo convertido en acción de gracias, era nuestra forma de dar las gracias por todo lo recibido, porque si estábamos en Santiago no era gracias sólo a nuestro esfuerzo, sino porque nos habíamos debajo “llevar” hasta allí.

Isabel, bajando la rampa a la entrada de Lourenzá.

Isabel, bajando la rampa a la entrada de Lourenzá.

    Y esta debía ser la parábola de nuestra vida, tenemos que emprender el camino de nuestras vidas, que es nuestro, si bien lo debemos hacer ligeros de equipaje, porque hemos podido comprobar lo que realmente es imprescindible, y en ese camino descubrir cuantos gentes encontramos y compartimos con ellos partes de nuestra vida y al llegar al final de la jornada el saber dar gracias porque “siervo inútil soy”.

    Isabel Iranzo.

Categorías: Camino del Norte, DCR, El Camino, Experiencias del peregrino, Peregrinos 2012 | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “La experiencia de… Isabel Iranzo

  1. Ángela

    Hola, soy Tina, amiga de Isabel y estaba convencida de que no iba a poder terminar el camino, porque en todas las marchas que hemos hecho con chicos de nuestro pueblo, ella nunca las hacía. Pero, como dice ella no es hacer el Camino por hacerlo, sino por tener una Meta, con una llamada muy especial, el ENCUENTRO, Mis felicitaciones a ella y a cuantas personas lo han realizado por ese ENCUENTRO que supongo habrán cambiado su vida. Un abrazo

¿Qué opinas? Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: